Archivo | Texto presentación

Texto presentación

Cuando nos planteamos llevar al teatro un clásico como es el caso de La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades  siempre procuramos acercarlo a nuestro tiempo, de manera que no comporte una transgresión tan fuerte  que la obra  quede descontextualizada del momento histórico en que se escribió; por ello nuestra versión será respetuosa con el texto. 

Todos los demás elementos que conforman la puesta en escena, desde la interpretación (orientada hacia el grotesco, con uso de máscaras), hasta la utilización moderna y funcional del vestuario, la escenografía y la música, pretenden resaltar las ideas, personajes y situaciones que desde una mirada actual nos son más próximas : Diferencias de clase, violencia de los poderosos, arbitrariedad de la justicia, hambre secular, avaricia e hipocresía del clero …., para permitir al público la visión del espectáculo como un acto de conocimiento del comportamiento humano .

<< Y con favor, que tuve de amigos y señores, todos mis trabajos y fatigas hasta entonces passados fueron pagados con alcançar lo que procuré. Que fué un oficio real, viendo que no ay nadie que medre, sino los que le tienen.>>

Tenemos la gran suerte de que este libro, que salió a la estampa hacia los últimos años del reinado de Carlos V, admite esta aproximación gracias a la modernidad que goza ya en el momento de su publicación en 1554: es la novela que inaugura la tradición realista pues hasta entonces no existía ficción en prosa destinada a contar con verosimilitud vidas cotidianas reconocibles por los lectores, aumentando el grado de realidad el hecho de que el Lazarillo se publicó como si fuera en verdad la carta de un pregonero de Toledo.

<<Y pues V.M. escribe se le escriba y relate el caso muy por extenso, paresciome no tomalle por el medio, sino del principio, porque se tenga entera noticia de mi persona.>>

Así el Lázaro, personaje teatral, al igual que en la novela,  contará su vida, sus fortunas y adversidades de manera que los espectadores conozcan que tras una serie de aventuras tan regocijantes y curiosas, escritas en  llano y cotidiano lenguaje, se esconde una sátira feroz de la sociedad española de la primera mitad del siglo XVI que a ninguno podrá dejar de divertir .

<< Contaba el mal ciego a todos, quantos allí se allegaban, mis desastres y dábales cuenta una y otra vez, assi de la del jarro como de la del razimo y agora de lo presente. Era la risa de todos tan grande, que toda la gente, que por la calle pasaba, entraba a ver la fiesta; mas con tanta gracia y donayre recontaba el ciego mis hazañas, que, aunque yo estaba tan mal tratado y llorando, me parescia que hazia sin justicia en no se las reyr.>>

                                                                                       Teatre del Repartidor

Posted in 2.010 El Lazarillo de Tormes, Espectáculos, Teatro escolar, Texto presentación0 Comentarios