Archivo | Texto presentación

Texto presentación

El galán fantasma, de Calderón de la Barca se estrena por primera vez en palacio en 1635, año de la muerte de Lope de Vega, y se representa nuevamente, también en palacio, en 1680 por la compañía de Manuel Vallejo y en 1691 en la cámara de la reina por la compañía de Damián Polop. Y no será recuperada hasta  1981, en un montaje que se estrenó en el  Teatro Español de Madrid con versión y dirección de José Luís Alonso.

Su lectura nos sugirió, ya desde la primera escena, una peripecia de intriga, de misterio; a medida que leíamos esta impresión se acentuaba, sobre todo al final de la primera jornada cuando Astolfo, el protagonista, “muere” en una lucha de espadas. A partir de aquí la historia progresa de una manera vertiginosa hasta el final, dónde el  ingenio del autor nos traerá a la resolución, transformando en comedia una situación trágica.

La sabiduría teatral con la cual progresa la acción, el maridaje entre los celos y el poder, el misterio, el hálito romántico que confiere a los personajes actitudes y comportamientos que nos son próximos y que nace de su bella versificación, el juego teatral, el enredo elevado a la máxima potencia, en definitiva, el artificio en el cual el autor desafía las leyes de la lógica y de lo verosímil, es lo que nos atrajo desde el primer momento.

Durante el siglo XVII los dramaturgos compusieron miles de comedias siguiendo la fórmula de capa y espada, no obstante, Francisco Bances Cándamo, coetáneo de Calderón, escribe:

“Estas comedias de capa y espada han caído ya de estimación, porque pocos lances puede ofrecer la limitada materia de un galanteo particular que no se parezcan unos a otros, y solo don Pedro Calderón los supo estrechar de modo que tuviesen viveza y gracia, suspensión en enlazarlos, y travesura gustosa en deshacerlos”

Calderón, como dice Bances Cándamo, consciente de éstas limitaciones, consigue la variedad añadiendo a la forma rutinaria nuevos elementos de su invención, sirva como ejemplo la mina de El galán fantasma, pasillo subterráneo que comunica el jardín de Julia, enamorada de Astolfo, con la casa de su amigo Carlos, y que actúa además como disfraz escondiéndolo de las miradas de los personajes que no son cómplices del engaño de su falsa muerte y propicia los sorprendentes encuentros de la protagonista con el fantasma de Astolfo.

La conjunción de amor y celos es la piedra angular en la cual se sustenta la trama. La atracción que siente por Julia el poderoso Duque de Sajonia desencadena la acción, cuando abusando de su poder, la conmina para que deje de citarse con Astolfo, a quien amenaza de muerte si continúan sus encuentros, y envuelve a todos los personajes en un laberinto de pasiones, trasiegos y peripecias de las cuales sólo podrán escapar por obra y gracia del ingenio de Calderón.

Podría parecer por todo el que hemos dicho anteriormente, que quisiéramos hacer de El galán fantasma un espectáculo exento de comicidad. Nada más lejos de nuestra intención, y nos atreveríamos a decir que también de la de Calderón, que en muchas ocasiones ironiza sobre su propia técnica teatral, puesto que es un profesional acostumbrado a escribir para los corrales y coliseos, donde el público exigía de las comedias de enredo continua diversión y entretenimiento.

Como colofón nos gustaría resaltar el carácter de recuperación y divulgación del patrimonio teatral barroco que el montaje de un clásico tiene todavía en  nuestra escena y más si se trata de El galán fantasma, unos de los títulos curiosamente menos conocidos de la amplia obra de Calderón.
         

Teatro del Repartidor                 

                                                      El galán fantasma banda sonora pista 4

Posted in 2.005 El galán fantasma, Espectáculos, Teatro para adultos, Texto presentación0 Comentarios