Archivo | 2.007 Retablo Valle-Inclán

La prensa dice…

AVUI
Lunes 12 de Marzo del 2007

Retablo Valle-Inclán
 

UNA FIESTA VERBAL

Hace falta agradecer a Pepa Calvo su perseverancia al montar clásicos castellanos, a menudo con buen pulso y letra clara. A parte de la Celestina, Lope, Calderón, Moratín, Zorrilla y Lorca, recordamos con especial viveza Los empeños de una casa, de Sor Juana Inés de la Cruz. Ahora se enfrenta al más grande y difícil del siglo XX: Valle-Inclán, que, como actriz, ya la habíamos visto interpretar hace años con el GAT de Hospitalet.
Estos días presenta el Retablo Valle-Inclán en el Tantarantana, espectáculo que inicia y cierra con dos piezas del Retablo de la avaricia: La cabeza del Bautista, que rescribe en clave trágico-grotesca la historia de Salomé y la decapitación del Baptista, y La rosa de papel, ambas de 1924. En medio coloca una pieza de Martes de Carnaval: el esperpento Las galas del difunto (1926), parodia anti-heroica del Tenorio de Zorrilla, donde Valle reivindica las raíces galaicas del mito de un Don Juan irreverente con la muerte.
Son obras rompedoras que prefiguran el distanciamiento Brechtiano y la plástica macabra de Kantor, aspectos que sitúan al autor gallego en la cabecera de la renovación dramatúrgica contemporánea. El montaje de Calvo se pone al servicio del torrente verbal valleinclanesco con sus agudísimos dardos contra la guerra y la religión todavía tan actuales y necesarios. La puesta en escena potencia unas interpretaciones convincentes y de peso, con una diversidad tal que permite a los siete actores hacer los 29 abigarrados personajes que se convocan. Cabe destacar a la Salomé de bajos fondos que incorpora Montse Muñoz y que seguidamente se pergeña de bruja, de sacristán o de Disa; o la versión “ramera” de Doña Inés que realiza Txell Botey y que alterna con la sufrida enferma que se lleva a la tumba a su marido, un Julepe interpretado con soltura por Antonio Alcalde. Un Retablo fluido y eficaz, a pesar de la escasez de recursos.   

FRANCESC MASSIP

                                                                 ******

EL PERIODICO 

RETABLO VALL-INCLÁN  

Teatre Tantarantana 8 de marzo de 2007

 

‘VIVAZ Y COLORISTA’

Dos piezas del Retablo de la avaricia, la lujuria y la muerte (La cabeza del bautista y La rosa de papel) y una de Martes de Carnaval (Las galas del difunto) configuran este vivaz y colorista Retablo de Valle-Inclán que el cada vez más consolidado Teatro del Repartidor nos ofrece en el Tantarantana. Son tres piezas independientes planteadas desde un mismo concepto dramático; el del esperpento que halla en lo grotesco su forma de expresión y busca la deformación sistemática de la realidad a través del cual el autor muestra su espíritu crítico y nos sumerge sin contemplaciones en la brutalidad más absoluta mostrando sin tapujos la bajeza humana.
Fiel a su objetivo de contribuir a la difusión de los clásicos, Pepa Calvo –que se ha encargado de versionar y dirigir el montaje- y su troupe han decidido, esta vez, vindicar la obra del genial dramaturgo gallego desde la modestia de una pequeña gran compañía y la sana y nada fácil pretensión de acercarnos a unos autores unas veces temidos y otras sencillamente mal conocidos desde un ángulo más próximo, en formatos más manejables, conjugando rigor, atractivo y accesibilidad.
El otro punto clave reside, por supuesto, en el excelente equipo de actores y actrices que constituyen el grupo, capaces de configurar la más variopinta galería de personajes a partir de una cuidada caracterización y un expresivo juego vocal que incide, voluntariamente, en los diversos registros y argots –tal vez excesivamente remarcados- que pueblan el brillante lenguaje creado por Valle. La escenografía y el vestuario –cuyos cambios se realizan siempre a la vista del público- son de un gran cromatismo y contribuyen eficazmente a la creación de la atmósfera en la que se insieren los cuentos, de entre los cuales destaca la acertada recreación de La rosa de papel, tanto desde el punto de vista interpretativo como conceptual.

NÚRIA SÀBAT

                                                                 ******

QUÈFEM?
LA VANGUARDIA (30 de marzo del 2007)
UNA SALUDABLE CARCAJADA ESPERPÉNTICA

Ahora pongamos por caso que no han tenido nunca la ocasión de ver representado un texto de Valle-Inclán: al fin y al cabo, no todos los días ni todas las temporadas se estrenan nuevos montajes del autor de Luces de Bohemia. Y pongamos por caso, incluso, que esto de acercarnos al autor gallego nos produce cierta pereza: ya se sabe que los clásicos imponen un poco. Pues aquí tenemos un espectáculo especialmente adecuado para liberarnos de una vez por todas de tantas manías. Un retablo en forma de tríptico efectivo, directo, construido con la intención evidente de potenciar toda la carga humorística del texto, no sea que el respeto excesivo nos haga olvidar la capacidad cómica del lenguaje del maestro. Y hecho con la imaginación de quien dispone de pocos medios pero sabe cómo sacar jugo de la modestia y de los recursos utilizados con gran eficacia.

Bienvenidos a la casa del Pecado:

Y es que, como ya sabéis, en el escenario os espera la aristocracia local: taberneros con mala conciencia, soldados cargados de medallas sin más valor que el que puede tener la lata vendida al peso, putas con ganas de redención y putas con ganas de aguardiente, borrachos de luto a la búsqueda del tesoro bien escondido que les ha dejado su difunta y lloronas criaturas con cuerpo de marioneta a las que debemos uno de los momentos más hilarantes del retablo. Teatre del Repartidor (que nos ofrece el que probablemente es su mejor espectáculo hasta ahora) no desaprovecha la oportunidad de hacernos reír, incluso a veces remarcando acentos populares de efectividad cómica demostrada (y este quizás, es uno de los elementos más cuestionables del montaje).Pero tampoco pierde la oportunidad de hacer brillar en todo momento la acaparadora riqueza del lenguaje de Valle, tan presente en las réplicas que se dirigen los personajes como en las acotaciones del texto que se incluyen en la representación.

RAMÓN OLIVER

                                                                  ******

Posted in 2.007 Retablo Valle-Inclán, Espectáculos, La prensa dice..., Teatro para adultos0 Comentarios

Galería de imágenes

 

Posted in 2.007 Retablo Valle-Inclán, Espectáculos, Galería de imágenes, Teatro para adultos0 Comentarios

Autobiografía de R.M. del Valle-Inclán

Alma Española. Madrid, 27 de diciembre de 1903    Año I, número 8 ,  pagina  7

Este que veis aquí, de rostro español y quevedesco, de negra guedeja y luenga barba, soy yo: Don Ramón María del Valle-Inclán.

Estuvo el comienzo de mi vida lleno de riesgos y azares. Fui hermano converso en un monasterio de cartujos, y soldado en tierras de la Nueva España. Una vida como la de aquellos segundones hidalgos que se enganchaban en los tercios de Italia por buscar lances de amor, de espada y de fortuna. Como los capitanes de entonces, tengo una divisa, y esa divisa es como yo, orgullosa y resignada: «Desdeñar a los demás y no amarse a sí mismo.»

Hoy, marchitas ya las juveniles flores y moribundos todos los entusiasmos, divierto penas y desengaños comentando las Memorias amables que empezó a escribir en la emigración mi noble tío el marqués de Bradomín. ¡Aquel viejo, cínico, descreído y galante como un cardenal del Renacimiento! Yo, que en buen hora lo diga, jamás sentí el amor de la familia, lloro muchas veces, de admiración y de ternura, sobre el manuscrito de las Memorias.
Todos los años, el día de Difuntos, mando decir misas por el alma de aquel gran señor, que era feo, católico y sentimental. Cabalmente yo también lo soy, y esta semejanza todavía le hace más caro a mi corazón.

Apenas cumplí la edad que se llama juventud, como final a unos amores desgraciados, me embarqué para Méjico en La Dalila, una fragata que al siguiente viaje naufragó en las costas de Yucatán. Por aquel entonces era yo algo poeta, con ninguna experiencia y harta novelería en la cabeza. Creía de buena fe en muchas cosas que ahora pongo en duda, y libre de escepticismos dábame buena prisa a gozar de la existencia. Aunque no lo confesase, y acaso sin saberlo, era feliz: soñaba realizar altas empresas, como un aventurero de otros tiempos, y despreciaba las glorias literarias.

A bordo de La Dalila –lo recuerdo con orgullo– asesiné a Sir Roberto Yones. Fue una venganza digna de Benvenuto Celline. Os diré cómo fue, aun cuando sois incapaces de comprender su belleza: pero mejor será que no os lo diga; seríais capaces de horrorizaros. Básteos saber que, a bordo de La Dalila, solamente el capellán sospechó de mí. Yo lo adiviné a tiempo, y confesándome con él pocas horas después de cometido el crimen, le impuse silencio antes de que sus sospechas se trocasen en certeza, y obtuve, además, la absolución de mi crimen y la tranquilidad de mi conciencia.

Aquel mismo día la fragata dio fondo en aguas de Veracruz y desembarqué en aquella playa abrasada, donde desembarcaron antes que pueblo alguno de la vieja Europa los aventureros españoles. La ciudad que fundaron, y a la que dieron abolengo de valentía, espejábase en el mar quieto y de plomo, como si mirase fascinada la ruta que trajeron los hombres blancos. Confieso que en tal momento sentí levantarse en mi alma de hidalgo y de cristiano el rumor augusto de la historia. Uno de mis antepasados, Gonzalo de Sandoval, había fundado en aquellas tierras el Reino de la Nueva Galicia. Yo, siguiendo los impulsos de una vida errante, iba a perderme como él en la vastedad del viejo Imperio Azteca, imperio de historia desconocida, sepultada para siempre con las momias de sus reyes, entre restos ciclópeos que hablan de civilizaciones, de cultos, de razas que fueron y sólo tienen par en ese misterioso cuanto remoto Oriente.

Después abrid Santillana
un paréntesis aquí,
y poned en él de mí
cuanto más os diere gana.

                                                                             R. del Valle-Inclán

Posted in 2.007 Retablo Valle-Inclán, Documentación, Espectáculos, Teatro para adultos0 Comentarios

Ficha artística: Retablo Valle-Inclán

Título:
Retablo Valle-Inclán (La cabeza del bautista, Las galas del difunto, La rosa de papel)
Autor R. M. del Valle-Inclán

ACTORES/ACTRICES

Antonio Alcalde El Jándalo / Hombre burdel, Mancebo de botica/ El Bizco / Maluenda / Simeón Julepe
Dani Arrébola Barbero / Juanito Ventolera / Coro de Críos, La Pingona
Fco. J. Basilio Don Igi / Madre Celestina, Franco Ricote / Voz del pueblo
Txell Botey El enano de Salnés / La Daifa / La encamanda
Berton Fernández Valerio el pajarito / La morocha del burdel,  EL BOTICARIO Don Sóstenes Galindo, Un Rapista / La Comadre
Montse Muñoz La Pepona /La bruja de los mandados, Un Sacristán /la disa
Eva Poch Mozo de parranda / Niña del pecado, Doña Terita / La Musa

Dirección y adaptación: Pepa Calvo
Escenografía: Fortià Corominas
Vestuario: Marian Dorronsoro
Peluquería: Carmen Mayor
Música: Peter Delphinich
Iluminación: Xavier Costas
Fotografía: Pilar Aymerich
Producción: Fco. J. Basilio
Ayudante dirección y producción: Saida Lamas
Producción ejecutiva: Teatre del Repartidor
Distribución : Saida Lamas

Con la colaboración de:
Generalitat de Catalunya – I.C.I.C.
Ajuntament de l’Hospitalet

Posted in 2.007 Retablo Valle-Inclán, Espectáculos, Ficha artística, Teatro para adultos0 Comentarios