Archivo | Sinopsis

Sinopsis: Retablo Valle-Inclán

La Cabeza del Bautista

Café y billares del indiano DON IGI EL GACHUPÍN. Rueda de mozos se conciertan para salir de parranda. Una mujerona con ojeras y coloretes, la coima del indiano,  LA PEPONA. Entra en el ámbito de los billares EL JÁNDALO gaucho pampero, hijo de la difunta que Don Igi dejó en la América, viene a reclamarle la herencia de la mamá. Los mozos parten con una mazurca de aldea  invitando al gaucho a la correría. El Jándalo los acompaña  advirtiendo al indiano que prepare el dinero, o hace proclama de la condena que por la muerte de la esposa pesa sobre él. Don Igi  como un fantoche asustado pone al corriente a La Pepona  del latrocinio que pretende el tuno del hijastro. La Pepona envalentona al gachupín y tratan un plan para pasaportearlo.

Las Galas del Difunto

Casa del pecado, LA DAIFA  da una carta  a  LA BRUJA  que vuela a entregarla. Aparece un pistolo repatriado, al que dicen JUANITO VENTOLERA. La Daifa le reclama y le pregunta si ha conocido a su novio que servía en  el mismo Regimiento. El soldado le vio morir a su lado. La daifa declara al sorche repatriado que Aureliano, que así se llamaba el novio, la dejó preñada  y al descubrirse, el padre la echó al camino, por lo que se entiende que la guerra alcanza a todos. La madre del prostíbulo aparece y despacha al pelma que no tiene para pagar la cama.

Farmacia del licenciado SÓCRATES GALINDO. La bruja con la carta de la daifa. Un GALOPÍN  maja en el mortero. La trotaconventos deja la carta, el boticario la recoge y la tira en el arroyo, se desvanece la coruja y aparece Juanito Ventolera que por orden gubernamental se aloja en casa del boticario, que anda en pasos con el alcalde para que le rediman la carga. El soldado  recoge la carta y la entrega  al boticario que la esconde en el bolsillo. El boticario se dobla como un fantoche y cae fulminado. Aparece LA BOTICARIA  lamentándose de su viudez.

Dos pistolos famélicos merodean por el camposanto, EL BIZCO MALUENDA y FRANCO RICOTE, parecen representar el Juan Tenorio. Un bulto de hombre lee los epitafios es Juanito Ventolera, los puntos le reconocen. Ventolera desentierra al boticario, y le quita las ropas.  Casa de la Sotera  los mismos pistolos. Juanillo Ventolera, transfigurado con las ropas del difunto, anuncia a la concurrencia que va a visitar a la viuda boticaria, y solicitarle el bombín que remate las galas del difunto. En la botica,  la boticaria, el galopín, EL SACRISTÁN  y EL RAPISTA hacen cuentas de los gastos del  entierro. Doña Terita, que así  llaman a la boticaria, pone el grito en el cielo. Cobrado el pico del entierro el sacristán y el rapista se enhebran por la abertura de la puerta. Alcoba de doña Terita, Juanito Ventolera entra, Doña Terita se dramatiza con un grito y se desmaya, el repatriado se lleva un fajo de billetes, el bombín y el bastón.  Casa del pecado,  Juanito Ventolera  convida a todo el mundo, se desabotona y palpa el pecho. Del bolsillo interior extrae el billetaje y  una carta cerrada.  Lee el sobre dirigido a Don  Sócrates Galindo,  la Daifa se percata que es la carta que ella escribió, Ventolera le informa de la muerte de su padre, el boticario. La daifa suspira con espasmo histérico. Juanillo hace lectura de la carta.

La Rosa de Papel

LA ENCAMADA, mujer de SIMEÓN JULEPE, yunquero, orfeonista y barbero de difuntos, agoniza. Viéndose en el umbral de la muerte, descubre a su marido siete mil reales, que  ha ido ahorrando a escondidas del borrachín de Julepe, para el futuro de sus hijos. Floriana que así se llama la Encamada, le pide que avise a los Divinos para que la despachen antes de morirse. Julepe sale. Ante la sospecha de que su marido se apropie de los dineros y los gaste en copas La Encamada los esconde. Llegan unas vecinas LA DISA Y LA MUSA  a visitar a la moribunda. Vuelve Julepe y se enfrenta a las vecinas, en estas muere La Encamada. Julepe cachea a la muerta. Al ver que no hay tesoro se lanza contra las vecinas creyendo que estas lo han robado. Gritos melodramáticos, batalla de las cotillonas y el borracho. Aparece un corito de críos y le dicen al padre dónde ha escondido la madre los siete mil reales. El borracho avista el dinero y se guarda el burujo. En torno a la casa rueda un vocerío de comadres. Julepe con aire fatalista sale. Las comadres engalanan  a la difunta y le colocan una rosa de papel en las manos yertas. Entra Simeón Julepe con una corona de muertos y una mona elocuente, se abraza a la difunta. Da un traspiés y  una velilla prende la rosa de papel que arde, arden las ropas, arde el ataúd. Simeón Julepe, entre las llamas, abrazado al cadáver, grita frenético. Todo se convierte en un infierno.

Posted in 2.007 Retablo Valle-Inclán, Sinopsis, Teatro para adultos0 Comentarios