Archivo | Novedades

“Es coherente que una pieza que trata sobre la memoria histórica se presente en una sala alternativa. Es significati­vo”.

“Es coherente que una pieza que trata sobre la memoria histórica se presente en una sala alternativa. Es significati­vo”.

TERROR Y MISERIA EN EL PRIMER FRANQUISMO

LA PRENSA DICE:

EL PAÍS, lunes 29 de diciembre de 2008

 TEATRO

Significativo

 BEGOÑA BARRENA

 ”Es coherente que una pieza que trata sobre la memoria histórica se presente en una sala alternativa. Es significati­vo”.  Con estas irnicas pala­bras José Sanchis Sinisterra dio inicio a la charla que si­guió a una de las funciones de su obra Terror y miseria en el primer franquismo, que Pepa Calvo ha llevado a escena con su compañía Teatre del Repar­tidor en el Tantarantana.

 Se trata de un conjunto de episodios escritos entre 1979 y 2002 que describen la cotidia­nidad de los oscuros años cua­renta en España y que hallan su principal referente en los que Beltolt Brecht reunió bajo el título Terror y miseria del Tercer Reich. Falta uno, el que !leva por título Atajo -una ca­ricatura del Opus Dei-, dema­siado largo como para ser aña­dido a las dos horas que duran los ocho anteriores, según ex­plicó la directora del montaje.

 Además a todas estas esce­nas pronto habrá que sumar otras cuatro, pues el premio nacional de Literatura Dramática 2003 “amenaza” con se­guir hablando sobre esa época para luchar contra el olvido y evitar, en la medida de lo posi­ble, que vuelva a suceder algo parecido.

 Una espectadora comentó lo difícil que resulta acordarse del miedo, otra preguntó a los intérpretes mas jóvenes cómo hacen para meterse en la piel de quienes sufrieron todo aquello. Y es que Sanchis Sinls­terra, como hijo de vencidos, se interesa por ellos y por lo que les une. Los personajes de sus escenas son gente corrien­te, la mayoría ajenos a ideolo­gías políticas concretas, y las escenas en sí, un retrato de su vida ordinaria, cada una de ellas desde un estilo teatral dis­tinto. Desde el sainete popular en Plato único al teatro del absurdo en Primavera 39, la pri­mera de todas, pasando por la alta comedia o el drama rural, Terror y miseria… recoge las injusticias, el hambre, la an­gustia, la ignorancia, la violen­cia, la represión, la imposi­ción, la corrupción…, los ingre­dientes, en definitiva, del pan de cada día de quienes sobrevi­vieron a la Guerra Civil, tanto si acabaron en la cárcel (Inti­midad), como en el exilio (Dos exilios), o incluso apoyando al régimen franquista (EI anillo).

 Mosaico de la España de posguerra, colección de testi­monios de heridas, el montaje de Pepa Calvo es también un notable ejercicio de metamor­fosis de los intérpretes, que se ven obligados a desdoblarse en varios personajes cada uno, y un no menos notable ejercicio de ensamblaje de si­tuaciones dramáticas, en el sentido más amplio del término.

Posted in Novedades0 Comentarios

Un espectáculo que horroriza, indigna y conmueve, sin tópìcos.

Un espectáculo que horroriza, indigna y conmueve, sin tópìcos.

LA PRENSA DICE:

guía-ociobcn, del 26 de Diciembre del 2008 al 1 de Enero de 2009

TEATRE CRÍTICA.

Terror y miseria en el primer…
 

Un espectáculo que horroriza, indigna y conmueve, sin tópìcos.

Sanchis Sinisterra fue un pionero de la recuperación de la memoria histórica. En este texto, el autor ilustra la lucha de quienes sufrieron por defender sus ideas. A través de ocho escenas, “Terror y miseria en el primer franquismo” compone un retablo de la vida cotidiana en la España de la inmediata posguerra, un retrato oscuro, casi tenebroso, acerca de la descomposición del país tras la Guerra Civil. Son historias de vencidos lo son, incluso, la protagonizada por un grupo de jóvenes falangistas que salen de excursión: también ellos han sido derrotados por la contienda, aunque su ruina no sea económica, sino moral y humana; historias con una declarada voluntad didáctica -nacieron para ser representadas en escuelas e institutos y que, además de explicar lo acontecido en aquellos años de carestía, lanza un reto teatral, puesto que cada escena posee su propia estructura, distinta del resto: hay ejemplos de teatro del absurdo, de naturalismo, de sainete, etc.

Cuando empezó a escribir “Terror y miseria…”, en 1979, José Sanchis Sinisterra se convertía en pionero de la recuperación de la memoria histórica española. Hoy, las desdichas que cuenta son por todos conocidas, pero aún así deben ser recordadas a un público de diversas generaciones. No es casual que el primer montaje profesional del texto se produzca en 2008, cuando han transcurrido prácticamente setenta años desde el fin de la guerra: “Terror y miseria…” ilustra perfectamente la lucha de quienes ahora reivindican la apertura de las fosas franquistas, la rehabilitación de aquellos que sufrieron hu-millaciones, torturas y muerte por defender sus ideas…

Teatro del Repartidor, con la directora Pepa Calvo al frente, propone una puesta en escena sencilla pero eficaz que consigue que el espectador se solidarice con las víctimas de aquel dis¬parate. Su propuesta se apoya sobre todo en el trabajo de los actores, que imprimen una gran verdad a sus interpretaciones. Escenas como la del exilio interior y exterior dan la medida de un espectáculo que horroriza, indigna y conmueve, sin caer en tópicos ni sensiblerías.
                                                                                           CARME  TIERZ

Posted in Novedades0 Comentarios

No olvidar.En conjunto, una interpretación de alto nivel, cómplice y comprometida.

No olvidar.En conjunto, una interpretación de alto nivel, cómplice y comprometida.

TERROR Y MISERIA EN EL PRIMER FRANQUISMO

LA PRENSA DICE :

EL PUNT, viernes , 2/1/2009

No olvidar.
                 

TERESA  FERRÉ

Título explícito el de Sanchis Sinisterra para esta pieza escrita entre el 1979 y el 2002.  Ocho escenas que historicamente comprenden desde el comunicado de Abril de 1939 con el que Franco daba por acabada la Guerra Civil hasta el boicot de la ONU al régimen en 1946, finalizada ya la II Guerra Mundial. La cruda posguerra llevada al teatro. Situaciones  explicadas a través  de la vida cotidiana de aquellos que no escribieron la historia oficial. Protagonismo para una población civil destrozada formada por vencedores y vencidos. Primera historia de dos mujeres , todavía en estado de xoc, que se encuentran en un no-espacio de tintes beckettianos, para dar paso a como se reescribe la historia oficial a través de la educación con el intento de clase de un maestro depurado, seguida del costumbrismo popular en forma de sainete para poner de manifiesto el hambre existente. También comedia de familia para mostrar el acomodo y provecho de un poder de raíz corrupta. 
         Historias que hasta aquí destilan cierto humor antes de enseñar la cara más amarga de un sistema político alienador. La violencia gratuita de los jóvenes falangistas, con sus himnos y actitudes infantiles que culmina en crimen a sangre fría; la cara y la cruz del exiliado republicano: el que se quedó en el interior en un estado de miedo perpetuo y el que consiguió marchar  lleno de nostalgia también con el miedo de no dar un paso en falso en el Méjico de acogida.  La tensión y el dramatismo culminan en las dos historias finales en que se explica  la situación de las mujeres en las prisiones y el intento de supervivencia de los topos, aquellos que se ocultaron durante años dentro de su propio hogar conscientes de lo que les esperaba si eran descubiertos. Sanchis Sinisterra pone de manifiesto algunos aspectos silenciados durante décadas y construye una especie de retablo de una sociedad que es necesario no olvidar.
         Puesta en escena de pequeño formato, presencia del polvo y la miseria para reflejar una época. Escenografía embastada con objetos que los intérpretes cambian a vista del espectador, jugando al teatro de sombras, mientras la música de fondo  también habla del momento.
         Pepa Calvo realiza una dirección de actores donde saca lo mejor de cada uno potenciando la multiplicidad de registros. En conjunto, una interpretación de alto nivel, cómplice y comprometida. No hay lugar para el sentimentalismo ni la lágrima fácil, pero sí para el sentimiento y la reflexión del espectador. Es este un espectáculo necesario. Teatro político para sumergirse de manera crítica en la historia contemporánea más cercana.

                                                         (Traducción del original en catalán)

Posted in Novedades0 Comentarios

…una dignísima puesta en escena que mantiene una coherencia escénica…

…una dignísima puesta en escena que mantiene una coherencia escénica…

Time Out Barcelona, 25 de Diciembre de 2008 al 8 deEnero de 2009

“Terror y miseria en primer franquismo”

***
Teatre Tantarantana
Hasta el 18 de Enero

Tomando el teatro brechtiano como referencia, el dramaturgo José Sanchis Sinisterra nos adentra una vez más en las entrañas de la Guerra Civil española mostrándonos, como ya hizo en ¡Ay, Carmela!, las devastadoras consecuencias que vivió el país durante los treinta y seis años de dictadura militar franquista. Centrándose en esta ocasión en la primera época de la posguerra, el autor, a través de ocho escenas con temáticas y personajes  independientes  unos de otros, nos recrea un mosaico de pequeñas historias que acaban dando sentido ideológico a una propuesta que resulta tan necesaria como repetitiva en los últimos años.

La compañía Teatre del Repartidor, bajo la dirección de Pepa Calvo, nos presenta una dignísima puesta en escena que mantiene una coherencia escénica que camina siempre a favor del texto. Los posibles altibajos que podemos encontrar vienen marcados o bien por el interés de las historias que nos explican o por las carencias interpretativas  de algunos intérpretes. Pese a este pequeño inciso , hay que destacar el fantástico trabajo actoral que realizan Antonio Alcalde y Dani Arrebola, dos actores a los que se debería tener más en cuenta en el panorama teatral barcelonés. 

                                                                                           TONI MARTÍN

Posted in Novedades0 Comentarios